jueves, 14 de junio de 2018

Perrunillas Extremeñas


Aquí en Asturias el buen tiempo se niega a acompañarnos
 y los fines de semana parece que están aliados con el enemigo.

Las previsiones de lluvia es la tónica general por lo que encender el horno no supone ningún agobio.

 Por ello hoy publico la receta de las perrunillas extremeñas que es una galleta de las de "toda la vida"
 que si perdura en el tiempo, por algo será.

En su día ya publiqué otra receta similar de Perrunillas (ver receta) que está igual de exquisita. 

 Un bocado delicioso para comenzar el día con optimismo, a pesar de la lluvia y la humedad,
 gracias a lo cual disfrutamos de unos paisajes paradisíacos :-)

Ingredientes


- 300 g. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
- 250 g. de azúcar
- 3 yemas de huevo
- ralladura de 1 limón
- 500 g. de harina
- 125 g. de almendra molida
- 1 cucharadita de canela molida
- una pizca de sal
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico



Para la terminación final


- clara de huevo 
- azúcar


Preparación


- Batir la manteca con el azúcar hasta conseguir una textura cremosa.

- Incorporar las yemas de huevo, ralladura de limón y mezclar.

-  Añadir el resto de ingredientes y amasar hasta obtener una masa que no se pegue a las manos.

- Coger porciones de masa de unos 40 g, formar bolitas y aplastarlas dándoles un grosor de 1 cm. aproximadamente.

- Colocar en la placa del horno, sobre papel vegetal.

- Pincelar con clara de huevo batida, y espolvorear con azúcar.

- Meter en el horno precalentado a 180º unos 15 ó 20 minutos (depende de los hornos).

- Cuando se vea que ya están doradas, sacar del horno y dejar unos minutos que se enfríen un poco para que se endurezcan. De lo contrario se corre el riesgo de que rompan al manipularlas.

- Cuando se vea que ya tienen un poco de consistencia, sacar con una espátula a una rejilla y dejar enfriar.

- Se conservan durante bastante tiempo y perfectamente metidas en una lata.



lunes, 11 de junio de 2018

Marmitako de Bonito


Como ya os comenté, en casa las patatas con cualquier tipo  pescado, es un plato que siempre triunfa.

 En este caso y puesto que ya tenemos en el mercado el esperado y rico bonito,
 le ha tocado la oportunidad a un plato tradicional y sabroso donde los haya: el marmitako de bonito.

 Fácil de preparar y que convierte cualquier día corriente, en un día festivo :-)


Ingredientes


- 1 cogote de bonito
- sal y pimienta
- 1 kg. de patatas
- 1 cebolla
- 2 pimientos italianos
- 1/2 pimiento rojo
- 1 cucharada de pimentón dulce, y si gusta, añadir un poco de pimentón picante.
- 2 tomates maduros
- 1 hoja de laurel
- 2 dientes de ajo
- unas ramas de perejil
- 1 vaso de vino blanco
- caldo de pescado (ver receta)


Preparación


- Salpimentar y dorar un poco el bonito en la sarten para que se selle.

- Sacar y reservar.

- En el aceite de freír el bonito, hacer un sofrito con la cebolla y pimientos y cuando estén en su punto incorporar el pimentón. 

- Dorar un poco el pimientón con las verduras y añadir los tomates rallados y la hoja de laurel. Dejar cocer unos 10 minutos.

- Machacar los ajos y perejil en el mortero. Desleir con el vino blanco y añadir al sofrito.

- Incorporar el caldo de pescado necesario para que pueda cubrir las patatas y dejar hervir. (Si no se tuviera caldo, añadir agua).

- Pelar y picar las patatas chascando, para que al cocer engorde el caldo.

- Incorporar la patatas cuando el caldo esté hirviendo y dejar cocer hasta que estén prácticamente hechas.

- Incorporar el bonito que se tenía a la espera, y cocer todo el conjunto unos 10 minutos más. (El tiempo dependerá de lo gruesas que sean las tajadas del bonito, pero no cocer en exceso para que el pescado resulte jugoso).

- Apagar el fuego y dejar reposar unos 15 minutos antes de servir.