domingo, 28 de mayo de 2017

Mantequilla Casera Básica



Algun@s de vosotr@s con cierta edad, seguro que recordáis aquellas mantequillas caseras
 que nos hacían nuestras abuelas, o nos traían nuestras madres
 de la tienda del barrio, de forma ovalada,
 con dibujos primorosos y presentadas sobre hojas de alguna verdura.
 Procedían de las ganaderías de las propias casas, o de las de los vecinos cercanos.
 Mis meriendas, en la gran mayoría de las ocasiones, se componían de una rebanada de pan,
 untada en aquella aromática y rica mantequilla, y que mi madre, endulzaba con una buena capa de azúcar.

 Eran otros tiempos....

 Con el bocadillo en la mano, y jugando al mismo tiempo en la calle,
 a la comba, al balón, a la peonza, al pañuelo, al escondite, al pio campo, al castro (rayuela), al tirachinas
 o recortando "mariquitas" ...(era imposible que hubiera niños obesos).

 Aquellas mantequillas pertenecen ya al pasado y a los dulces recuerdos, porque al igual que ellas,
 también desapareció la seguridad en las calles,
 condenando a los niños a jugar en las casas con las "maquinitas" o a tenerlos "entretenidos"
 con largas y cansadas "actividades extraescolares".

 Al mismo tiempo, las escasas ganaderías que puedan sobrevivir, tienen prohibido
 vender la leche directamente al consumidor.
 Por todo ello, las mantequillas han perdido su magia: su sabor, y propiedades y lo más grave,
 es que en la mayoría de los casos, lo que venden por mantequilla, contiene:
 emulgentes (mono y diglicéridos de acidos grasos) conservador (sorbato potásico) aciculante, aromas,
 y aceites y grasas vegetales (el aceite de palma es uno de ellos, con todo lo que ello supone).
 Eso sí, en la cajita pone en letras grandes: SIN LACTOSA ¿qué consideración, verdad?.
 Siempre pensando en la salud del consumidor... :-(

 La única mantequilla que se salva, que yo conozca, es la de la Central Lechera Asturiana,
 que está elaborada 100 % con leche, como no podía ser de otro modo, siendo yo de esta tierra
 (y que conste que no cobro nada por esta publicidad).

Pues bien, se puede seguir disfrutando de una buena mantequilla, y acercarse lo más posible
 a aquellas que nos daban nuestras madres o abuelas.
 Nunca serán lo mismo, ya que la nata que es la materia prima, será difícil obtenerla directamente
 de la leche de vaca, pero dentro de lo malo, con una nata comprada con un 35% de materia grasa,
 podremos disfrutar de ese placer de poder untar unas tostadas
 o preparar un postre con una mantequilla sin ningún tipo de añadidos químicos
 o aceites dañinos para nuestra salud.

Y ya para terminar este preámbulo tan largo, para una receta tan corta, deciros,
 que el suero que suelta la mantequilla, no se debe tirar porque tiene un montón de propiedades
 beneficiosas para la salud y lejos de lo que se pudiera pensar,
 contiene muy poca grasa, puesto que la grasa está en la mantequilla.
 Eso sí, no se debe confundir el suero de la mantequilla (cosa que sucede con frecuencia), con el buttermilk.

 Para que ese suero que suelta la mantequilla, pudiera ser buttermilk, tendría que ser ácido (y no lo es)
 y la mantequilla tendría que elaborarse
 a partir de la Crema Fresca Casera con fermentos activos o Crème Fraîche.

 Pero eso lo dejaré para una entrada posterior, para no aburriros :-)


Ingredientes

- 500 g. de nata con un 35% (o más) de materia grasa


Preparación


- Poner en el vaso de la Thermomix la nata que deberá estar fría (se puede hacer con cualquier robot de cocina o batidora)

- Batir en velocidad 5 hasta que se separe el suero y se vea que se van formando coágulos de mantequilla.

- Cuando ya esté separado el suero y la mantequilla, verter la mezcla sobre un bol con un colador y un paño de algodón.

- Atar las cuatro puntas de la tela y apretar bien para eliminar el máximo suero posible.

- Guardar el suero en un tarro bien limpio en el frigorífico, durante una semana. Si no se utilizara en ese tiempo, congelar del mismo modo que cuando hacemos el Queso Fresco (ver receta).

- Sacar la mantequilla de la tela a un bol con agua muy fría y con una cuchara de madera, aplastar bien la mantequilla para eliminar el resto del suero que pudiera aún tener, tirando este líquido. Es importante eliminar todo el suero, para evitar que se ponga rancia aunque esté en el frigorífico

- Repetir este proceso 2 ó 3 veces más.

- Cuando el agua salga limpia, volver a aplastar la mantequilla para eliminar el agua restante.

- En este momento se puede dar sabor a la mantequilla, para platos dulces o salados añadiendo anchoas, pimentón, ajo, perejil, eneldo, albahaca, orégano, menta, nueces, naranja o limón confitado.... las posibilidades son tan amplias, como los gustos o la imaginación

- Dar forma a la mantequilla, tal y como hacían nuestras abuelas, y hacer esos dibujos primorosos para que resulten más atractivas.


Recomendaciones a tener en cuenta


- Envolver en papel vegetal (nunca en aluminio, ya que por el metal que éste contiene, el contacto directo con la materia grasa, provoca su rápida oxidación).

- Por las características químicas que la mantequilla posee, es muy resistente a la contaminación bacteriana, por lo que puede estar a temperatura ambiente durante días, sin que sea atacada por las bacterias, aunque es aconsejable conservarla en el frigorífico, ya que el calor afecta a su sabor y con el paso de los días, el sabor se vuelve rancio.

- También absorbe con facilidad los olores fuertes de su alrededor, por lo que es aconsejable tenerla bien envuelta o en recipientes herméticos y alejada lo más posible de la luz.


8 comentarios:

Mamen Varela García dijo...

Que rica Nieves, como me gusta visitarte, siempre aprendo cosas contigo, me llevo la receta, porque le añadire ralladura de naranja, ya la hice asi en una entrada, pero era con mantequilla comprada, y con esta receta tuya y la mia triunfo seguro, un besito reina

Encarnita dijo...

Que rica,yo la hacia de pequeña en el pueblo con la nata de la leche,la batiamos en un puchero con un artilugio de madera que llamaban firidora,a saber por donde andará ,lo que me gustaria tenerlo ahora.
Y como dices era la merienda de casi todos los dias,en mi casa habia vacas y la mantequilla no faltaba,que recuerdos verdad ????.besinos

Maria Jose dijo...

Que recuerdos, me traes Nieves, se la enseñe a mi marido y dice que no le sale de la cabeza la manteca que hacía su madre de la leche de sus vacas, cuando la hacía él se tomaba la leche mazada como le llamaban ellos. Yo no me olvido del sabor tan rico, aquí la envolvían en una hoja de berza negra.
Estoy contigo con la mantequilla para mi la mejor también la asturiana, bikiños

São Ribeiro dijo...

Achei simples de fazer e deve ficar deliciosa.
A sua ficou linda.
Boa semana

PINKY dijo...

Que maravilla Nievs , eres lo mas , todo te sale estupendo y esta mantequina esta pa ponerle un piso de soltera jajaja
besinos

Marisa G Thermofan dijo...

Hola Nieves. En mi casa, la mantequilla casera no existía, porque no era zona de ganado, pero sí que estaba más rica que las de ahora.
Yo he sido más de aceite en el pan, porque teníamos olivos y sigue siendo mi comida favorita, ahora sin sal o azúcar.
Tu mantequilla, con solo verla, ya da ganas de ponerse a prepararla.
Besos y feliz semana

PINKY dijo...

prueba informatico

Nenalinda dijo...

No me ves pero llevo un rato haciendote la olaaaaaa , te ha quedado divinisima me encanta como la has presentado.
Creo que ya te he dicho mas veces que naci y vivi en Asturias hasta los 15 años y aun tengo unos tios que viven alli pues mi tia es Asturiana y tiene vacas cuando era pequeña ibamos a su casa todos los fines de semana y una de las cosas que me encantyaba hacer era batir la nata para hacer mantequilla ,mi tia tiene unas tablas de madera con unos dibujos sobre los que apoyaba la mantequilla una vez echa.
Que ricos esos bocadillos de mantequilla con azucar ummmmmmmm por muy buena que compre la mantequilla aun no he conseguido igualarla a la que hace mi tia.
Como siempre has explicado muy bien como hacer la mantequilla en casa ademas de acompañar la receta con unas fotos preciosas.
Bicos mil wapa.