jueves, 24 de mayo de 2018

Muffins de Moras


La diferencia entre los muffins y las magdalenas (entre otras cosas)
 es que en la masa de las magdalenas es más esponjosa, ligera y con copete
 debido a que los huevos se baten durante bastante tiempo para incorporar aire en la masa y llevan más cantidad de levadura.

 La masa de los muffins por el contrario, es más pesada
 debido a que los huevos no se baten de la misma forma, y la harina se incorpora removiendo
 lo menos posible, precisamente para lograr esa textura densa y pesada.

A los muffins se les suele añadir una cantidad considerable de
 chocolate, frutos secos, frutas frescas o congeladas...
 y las capsulas de éstos son mayores que las de las magdalenas.

 Ambos tipos de bollería son deliciosos,
 pero en esta ocasión, los muffins de moras son un bocado exquisito :-)


Ingredientes


- 250 g. de mantequilla en pomada
- 250 g. de azúcar glas
- 50 g. de miel (de sabor suave tipo mil flores)
- ralladura de 1 limón
- 3 huevos (es conveniente que estén a temperatura ambiente)
- 150 ml. de leche
- 325 g. de harina
- 25 g. de maicena
- 15 g. de levadura
- una pizca de sal
- 200 g. de moras (mejor que estén congeladas)


Preparación


- Batir la mantequilla con el azúcar hasta que forme una crema suave.

- Agregar la miel y ralladura de limón y batir de nuevo.

- Incorporar los huevos de 1 en 1 . No agregar el siguiente, hasta que no esté bien integrado el anterior.

- Cuando los huevos estén incorporados en la masa, agregar la leche y mezclar.

- Tamizar la harina, maicena, levadura y sal y añadir a la mezcla anterior.

- Remover suavemente para que se integren bien todos los ingredientes, (no es necesario batir mucho, sólamente es necesario que se integren los ingredientes líquidos con los sólidos) y una vez que se tenga una masa homogénea, incorporar las moras mezclándolas con cuidado para que no se rompan y tiña la masa. (Es conveniente que estén congeladas, ya que de este modo no rompen tan fácilmente ni se cuecen en exceso).

- Rellenar con la masa las cápsulas de papel, hasta 2/3 del total de su capacidad, y meter éstas en un molde metálico para magdalenas o muffins.



- Meter en horno precalentado a 180º durante 20/25 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio.

- Sacar el molde y dejar enfriar sobre una rejilla metálica unos 5 minutos. 

- En cuanto se puedan manipular los muffins, sacar del recipiente metálico y dejarlos enfriar totalmente sobre la rejilla metálica.

- Si se desea, se pueden congelar. Para ello, se envuelve uno por uno en papel film y se meten en una bolsa para congelar. 

- Se pueden descongelar sacándolos con tiempo, o en el microondas y quedan igual que el primer día.


lunes, 21 de mayo de 2018

Cardo con Almejas


Con la llegada del buen tiempo los platos de cuchara comienzan a ser más ligeros,
 pero no por ello menos ricos.

 El cardo, aunque es un producto de invierno y típico de las navidades,
 se puede preparar durante todo el año gracias a las buenas conservas que nos podemos encontrar
 en la mayoría de los mercados.

 Eso sí hay que procurar elegir una buena marca para que el cardo resulte tierno, suave y con buen sabor. Como siempre sucede,
 cuanto mejor sea la materia prima, mejor será el resultado final :-)


Ingredientes


- 400 g. de almejas
- 1 frasco de cardo natural en conserva
- 1 cebolla
- 1 cucharada de harina
- 4 dientes de ajo
- unas ramas de perejil
- 1/2 vaso de vino blanco
- 1/2 vaso de caldo de verduras


Preparación


- Poner las almejas en abundante agua salada 1 hora (o más), para que vayan soltando la posible arena que puedan tener.

- Pasado el tiempo, lavar bien las almejas y poner en un cazo con un poco de agua y esperar a que se abran.

- Según se vayan abriendo, ir sacando a un recipiente para que no se pasen de cocción. Colar y reservar el agua.

- Cortar la cebolla muy menuda y pochar en un buen aceite de olivar virgen extra.

- Machacar en el mortero los ajos con el perejil, y desleir con el vino blanco.

- Cuando la cebolla esté en su punto, añadir la harina y sofreir un poco para que pierda el sabor a crudo.

- Incorporar el majado del mortero y dejar que hierva unos segundos para que se evapore el alcohol.

- Añadir el caldo de verduras, el agua de las almejas e incorporar el cardo.

- Dejar cocer hasta que al pinchar el cardo se vea que ya está en su punto.

- Añadir las almejas y dejar cocer unos minutos todo junto, para que se mezclen los sabores.

- En el momento de servir, espolvorear por encima un poco de perejil fresco.

- Este plato si se come al día siguiente, gana con el reposo.