lunes, 29 de septiembre de 2014

VINAGRE DE GROSELLAS ROJAS O NEGRAS


Como este año he tenido una considerable cantidad de grosellas rojas y negras,
 aparte de otros usos, también hice vinagre, con un resultado muy agradable para acompañar ensaladas o diferentes platos, como el
gazpacho de sandía y tomate.

Hay diferentes recetas de vinagres con frutas,
 y en ellas he observado, que se suele calentar el vinagre y añadir azúcar, canela u otras especias.

 Yo he querido obtener un vinagre con un predominante y único sabor: a grosellas.

 Basándome en los licores de frutas que se preparan con orujo o anís,
 y que sin necesidad de calentar el licor (con la considerable pérdida de su fuerza),
 se obtienen unos sabores intensos, he decidido hacer lo mismo con el vinagre,
 y puesto que hablamos de un condimento ácido, también evité el azúcar.

 El resultado ha sido un fantástico vinagre, con un marcado sabor a grosellas y con una bonita presentación. ¡¡Animaros, es fácil!!

Ingredientes


- 500 g. de grosellas, arándanos o cualquier tipo de fruta que guste.
- 1 l. de vinagre de manzana de buena calidad


Preparación


- Elegir frutas maduras y en buen estado; lavarlas y secarlas con cuidado de no estropearlas.

- Machacarlas un poco, meter en un frasco de cristal y cubrilas con el vinagre.

- Cerrar bien el frasco y dejar macerar durante 3 ó 4 semanas.

- Pasado este tiempo, se verá que la fruta está en el fondo del frasco y el vinagre habrá adquirido un intenso color a la fruta elegida y estará totalmente limpio y claro.



- Filtrarlo con una manga de tela (como las antiguas del café) o poner sobre un colador una tela de algodón o estameña que sean bien tupidos para que el vinagre quede bien decantado y no pase ningún resto de fruta.

- Echar en botellas de cristal, añadir alguna fruta entera a modo de decoración y tapar.



jueves, 25 de septiembre de 2014

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MELOCOTONES


Para no perder las buenas costumbres de este blog, seguiré alternando recetas dulces y saladas
 y dejaré la parte golosa para los fines de semana, que, generalmente, es cuando se dispone
 de más tiempo para enredarse en la cocina.

Este bizcocho de chocolate y melocotones es absolutamente delicioso.

 La receta es de uno de los libros de Thermomix (aunque viene sin el cacao).

Yo lo preparo con mucha frecuencia, puesto que se puede hacer con melocotón en almíbar o natural,
 pero aprovechando que ahora los melocotones de Calanda están en su punto, creo que es el momento ideal para elaborar la receta, porque lógicamente, cuanto mejor sea el producto, mejor será el resultado.

Es fácil de preparar, relativamente rápido y el resultado es un bocado suave, esponjoso, húmedo
 y con el delicioso sabor del chocolate y la fruta.

 ¡¡Animaros, el éxito está asegurado!!

Para el Molde


- 150 g. de caramelo líquido
- 3 melocotones grandes, naturales o en conserva


Para el Bizcocho


- 1 melocotón 
- 200 g. de mantequilla en pomada
- 200 g. de azúcar
- 4 huevos
- 200 g. de harina de repostería
- 30 g. de cacao en polvo
- 2  cucharaditas de levadura química
- 1 pellizco de sal


Preparación


- Untar con caramelo líquido las paredes y el fondo de un molde de 28 x 20 x 5 cm.

- Cortar 3 melocotones en láminas finas, y distribuir sobre el caramelo.

- Trocear en el vaso de la Thermomix el melocotón restante y programar: 3 s. - V.4. Sacar y reservar.

- Sin lavar el vaso, echar la mantequilla y el azúcar: 30 s. - V. 4.

- Programar V. 3 (sin tiempo) e ir añadiendo los huevos uno a uno por el bocal. No agregar el siguiente hasta que no se haya integrado el anterior.

- Bajar los restos de las paredes con la espátula y programar: 5 s. - V.3.

- Añadir la harina, cacao, levadura y sal tamizados y programar: 4 s. - V.3. 

- Incorporar el melocotón picado y terminar de mezclar con la ayuda de la espátula.

- Verter la preparación en el molde y meter en horno precalentado a 180º unos 40 minutos o cuando la pinchar el bizcocho en el centro, el pincho salga sin masa pegada, pero no pasarse de cocción, puesto que se resacará y debe quedar ligeramente húmedo.

- Dejar que temple y desmoldar en caliente, pues de lo contrario el azúcar del fondo se solidifica y quedará pegado al molde.