jueves, 18 de diciembre de 2014

Perrunillas



La almendra es uno de los protagonistas más representativos de los dulces navideños:
 turrones, polvorones, mantecados, galletas.... junto con la manteca de cerdo
 presente también en la mayoría de este tipo de repostería, hacen que en esta época las cocinas huelan
 de una forma muy especial.

 Pues bien, puesto que ya he publicado en años anteriores varias recetas tradicionales navideñas,
 (que podéis encontrar en el índice fotográfico, o índice alfabético)
aprovecho la ocasión para actualizar la receta de las perrunillas, que publiqué hace varios años,
 y que aunque no están consideradas como receta típica navideña, si que pudiera serlo,
 puesto que sus ingredientes están dentro de los cánones de las circunstancias:
 almendra, manteca de cerdo, canela... 

Una receta muy tradicional, conocida por todos, y riquísima. 

¡¡Nunca falla!!



Ingredientes


- 200 g. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
- 4 yemas de huevo
- 150 g. de azúcar
- 1 cucharadita de canela en polvo
- ralladura de 1 limón
- 200 g. de harina
- 1 cucharadita de levadura
- 1 pizca de sal
- 100 g. de almendras tostadas molidas


Preparación


- Poner en un recipiente amplio la manteca de cerdo, yemas, azúcar, canela y ralladura de limón y unir bien todos estos ingredientes.

- Mezclar la harina con la levadura y la sal e ir añadiendo a la mezcla anterior hasta que todos los ingredientes estén integrados.

- Por último, agregar las almendras molidas y amasar hasta que éstas estén incorporadas a la masa.

- Envolver la masa en papel film, y dejar reposar en el frigorífico 10 minutos.

- Hacer bolas de unos 50 g. y colocarlas en la bandeja del horno, sobre papel vegetal, aplastarlas un poco con las manos y colocar una almendra en el centro.

- Meter en horno precalentado a 170º unos 12 a 15 minutos o hasta ver que comienzan a dorarse.

- Cuando estén cocidas sacar del horno y dejar en la bandeja unos minutos hasta que se endurezcan un poco, ya que en caliente están demasiado blandas para manejarlas y se pueden romper.

- Una vez que templen sacar a una rejilla y dejar que enfríen totalmente.


domingo, 14 de diciembre de 2014

Tortos de Maíz con Huevo y Picadillo


La receta de hoy es un clásico de la gastronomía asturiana
 que, actualmente, se puede encontrar en la carta de los mejores restaurantes.
 Se pueden tomar tanto con dulce como salado, siendo quizás esta receta
 con huevos y picadillo de las más tradicionales.

 Los tortos para mí, guardan recuerdos entrañables, ya que forman parte de mi infancia.

 Recuerdo a mi abuela, esbillando la panoya (con la ayuda de hijos, vecinos, risas y comadreo),
 para, posteriormente, llevar los dorados granos al molino 
y una vez recogida la molienda, ver cómo preparaba con maestría, aquella masa
 que aplastaba, con la ayuda de un paño de cocina, dando una forma redonda, plana y fina
 para, posteriormente, culminar la magia en la sartén de hierro 
calentada en la cocina de leña, que ya se encendía a las 8 de la mañana.

 Yo, siendo muy pequeña, disfrutaba del manjar mojando los tortos en leche de la vaca
 que se había ordeñado horas antes... 

Una receta muy sencilla y humilde, pero como suele suceder,
 en la sencillez y humildad, está la virtud :-)

Ingredientes



- 500 g. de harina de maiz
- 60 g. de harina de trigo
- 1 cucharadita de sal
- 250 ml. de agua
- aceite para freir
- huevos
- picadillo de chorizo


Preparación


- Poner en un recipiente los dos tipos de harina  y la sal (como la harina de maiz no contiene gluten, se añade un poco de harina de trigo para facilitar el amasado).

- Echar el agua templada poco a poco e ir amasando hasta obtener una masa bien hidratada. Tiene que pegarse algo a las manos.

- Formar una bola, dejarla en el recipiente del amasado y tapar con un paño.

- Dejar reposar unos 20 minutos para que asiente y madure. Puesto que no lleva levadura no necesita más tiempo de descanso, ya que no va a levar.

- Colocar un paño de cocina sobre la mesa de trabajo dándole forma de triángulo y utilizando la mitad del paño.



- Formar bolitas de masa del tamaño deseado y colocar cada bolita sobre el pico del paño.


- Doblar la otra mitad de la tela sobre la bola de masa y dar golpecitos hasta formar los tortos más o menos redondos y lo más finos posible (hay que manejar la masa con cuidado al llevarla a la sartén para que no rompa)


- Freir en aceite caliente. Tienen que hervir suavemente para que se haga la masa por dentro. Flotarán y quedarán dorados, siendo el momento de darles la vuelta para que cuezan del mismo modo por los dos lados.



- Freir los huevos y el picadillo y servir los tortos con el picadillo y el huevo frito.


- Los tortos se pueden tomar tambien solos, acompañando un buen café, leche o lo que guste.