miércoles, 24 de junio de 2015

Tarta de Chocolate y Frambuesas


El blog después de otro año de actividad, también se merece un descanso,
 de modo que Dulce y Salado
 se toma sus merecidas vacaciones, y se despide de tod@s vosotr@s por un tiempo.

 Gracias por vuestras visitas, comentarios y fidelidad,
 tanto a l@s que pasan por esta cocina en silencio, como a l@s que se toman su tiempo
 para dejar un comentario de ánimo y afecto.


Para el Bizcocho

- 5 huevos
- 1 cucharadita de cremor tártaro
- 190 g. de mantequilla
- 80 g. de chocolate negro de cobertura
- 225 g. de azúcar
- 1 pizca de sal
- 225 g. de harina


Para el Relleno

- 350 g. de chocolate negro de cobertura
- 250 g. de nata
- 200 g. de mermelada de frambuesa
- 50 ml. de licor de frambuesa


Preparación


- Separar las yemas de las claras y montar éstas a punto de nieve, añadiéndoles el cremor tártaro para que no se bajen. Reservar en el frigorífico.

- Derretir la mantequilla en el microondas. Añadir el chocolate troceado y dejar que se funda. Mezclar y dejar enfriar.

- Batir las yemas con el azúcar hasta que estén cremosas.

- Incorporar la harina y la sal y mezclar.

- Añadir el chocolate fundido y mezclar de nuevo.

- Agregar las claras montadas. Primeramente echar 1/4 de las claras y mezclar el conjunto para aligerar la masa.

- A continuación añadir el resto de las claras e incorporar suavemente, con movimientos envolventes para que no pierdan volumen.

- Echar la masa en un molde desmontable untado con mantequilla y pan rallado y meter en horno precalentado a 170º, 30 minutos.

- Cuando esté cocido, sacar y dejar enfriar.


Para el Relleno


- Hervir la nata en el microondas. Añadir el chocolate cortado en trozos y esperar a que se funda.

- Agregar la mermelada y el licor de frambuesa, mezclar todos los ingredientes y dejar entibiar.

- Partir el bizcocho en dos, echar parte del relleno en el centro y cubrir la superficie con el resto del relleno.

- Adornar al gusto.


martes, 9 de junio de 2015

Papajotes de Patata


Aunque los papajotes es más bien un postre típico de la semana santa,
 también se pueden disfrutar en cualquier otro momento,
 porque es un bocado exquisito.

 Los típicos se elaboran sólamente con harina, pero lo cierto es que la patata cocida
 le da una textura increíble. 

Son fáciles de hacer y están tan ricos, que es difícil dejar de comer:
 blandos por dentro y crujientes por fuera, suaves, tiernos, dulces... 
¿sólo en semana santa?

 ¡no por dios, hay que disfrutar de algo tan bueno en cualquier época del año! :-)

Ingredientes 


- 2 patatas medianas cocidas (450/500 g. aprox.)
- 3 huevos
- ralladura de 1 limón
- 250 g. de harina
- 1 cucharadita de levadura química
- una pizca de sal
- 250 g. de leche (aprox.)


Terminación del plato

- piel de limón
- azúcar
- canela molida


Preparación


- Cocer las patatas con la piel y una vez que estén cocidas, pelarlas y hacer un puré con ellas.

- Echar en un recipiente el puré y añadir poco a poco los huevos batidos, harina, levadura, sal, ralladura de limón y la leche (*)

- Mezclar bien hasta lograr una masa sin grumos y similar a la bechamel para coberturas.



- Freir en abundante aceite bien caliente la piel de limón y retirarla.

- En el aceite caliente, echar cucharadas de masa en pequeñas cantidades para que el aceite no baje de temperatura y de este modo que queden dorados.



- Ir sacando las bolitas a una bandeja sobre papel absorbente.

- En un cuenco mezclar azúcar y canela y espolvorear abundantemente sobre los papajotes.

(*) Dependiendo de lo grandes que sean las patatas y los huevos, quizás se necesite un poco menos de leche de la cantidad indicada. Debe quedar una masa con una textura similar a la de la bechamel para cobertura),