domingo, 23 de abril de 2017

Bagels


El bagel no deja de ser un pan con un agujero en el medio, semejante al donuts,
 pero la diferencia estriba en la cocción unos segundos en agua hirviendo, antes de ser horneado,
 logrando de esta forma un pan denso de corteza ligeramente crujiente.

 Pueden estar cubiertos de semillas de sésamo, cebolla, sal, ajo seco etc.
 pero también es frecuente elaborarlos sin ellas.

 Se pueden tomar solos,
 aunque lo más habitual es degustarlos rellenos de queso crema, salmón marinado, cebolla y tomate.

 La receta básica, se compone de un pan tradicional de harina, agua, levadura y sal, aunque existen variantes en donde se añade un pequeño toque de azúcar, malta o miel y se enriquece con huevo batido.

 El resultado final es un delicioso pan que nos servirá para preparar bocadillos de todo tipo,
 tanto dulces como salados.


Ingredientes


- 500 g. de harina de fuerza
- 1 cucharadita de malta diastásica
- 25 g. de mantequilla
- 10 g. de sal
- 240 g. de agua templada
- 10 g. de levadura fresca de panadería
- 30 g. de miel
- 1 huevo mediano ligeramente batido
- Una cazuela con capacidad de 2 l.
- 2 cucharaditas de bicarbonato sódico
- semillas de amapola, sésamo negro, sésamo tostado...


Preparación


- Poner en un bol la harina, malta, mantequilla y sal y mezclar. Esta es la mezcla seca.

- En otro recipiente, poner el agua y la levadura desmenuzada y remover hasta que la levadura se disuelva.

- Incorporar a la mezcla de levadura la miel y el huevo y mezclar. Esta es la mezcla húmeda.

- Echar la mezcla seca en la mezcla húmeda y remover con una cuchara de madera, hasta que esté todo bien unido.

- Trabajar la masa hasta que esté homogénea y elástica.

- Formar una bola y dejarla en el bol tapada con papel film o un paño de cocina hasta que doble su volumen.

- Enharinar la mesa de trabajo, volcar la masa, desgasificar un poco, y dividir en 9 porciones del mismo tamaño.

- Coger cada bola de masa y hacer un agujero en el centro bastante pronunciado.

- Colocar los bagels en la bandeja del horno, sobre papel vegetal, y dejar levar tapados durante 30/60 minutos (hasta que doblen su volumen).


- Llenar una cazuela amplia con 2 l. de agua, añadir el bicarbonato y poner a hervir.

- Sumergir los bagels en el agua hirviendo unos 30 segundos. 



- Dar la vuelta con unas pinzas o espumadera y dejar otros 30 segundos.



- Escurrirlos y untar una de sus caras con las semillas de sésamo o amapola. Volver a colocar en la bandeja del horno.

- Colocar en la parte inferior del horno una bandeja para que se caliente, y encender el horno a 220º.

- Meter los bagels en el horno precalentado y verter en la bandeja caliente una taza de agua bien fría para que se forme vapor.

- Bajar la temperatura del horno a 200º y cocer los bagels unos 10/15 minutos o hasta ver que están dorados.



- Para comprobar que están cocidos, golpear suavemente uno por su base, y si suena hueco, están en su punto.


- Si están listos, sacarlos del horno y colocar sobre una rejilla metálica hasta que se enfríen totalmente.



- Rellenar con lo que guste. Se prestan a rellenos tanto dulces, como salados. En este caso, están rellenos de salmón marinado, queso cremoso, lechuga, tomate y cebolla.


martes, 18 de abril de 2017

Helado de Yogur con Fresas


Si se quiere disfrutar de un helado sin complicaciones, hablaremos del helado de yogur.
 Y si se dispone de Yogur Casero y Mermelada Casera Baja en Azúcar, el helado
 se puede convertir en un postre saludable:
 yogur casero, sirope de ágave, mermelada casera baja en azúcares, fruta fresca...
 ¿se puede pedir más?
 Un exquisito postre, con un bajo porcentaje en grasa, para poder darnos un capricho sin demasiados remordimientos :-)

Ingredientes


- 400 g. de nata para montar
- 150 g. de sirope de ágave
- 600 g. de yogur natural casero con bífidus y lactobacillus (o 4 yogures griegos y en este caso, se suprime la nata de la receta).
- 2 cucharadas de mermelada de fresa baja en azúcar
- 150 g. de fresas naturales


Preparación


- Meter la nata unos 10 minutos en el congelador, pues de este modo se monta mejor.

- Poner la nata en un bol y batir hasta que quede semi montada.

- Incorporar el sirope de ágave y montarla un poco más, sin que quede montada del todo.

- Batir el yogur y la mermelada e incorporarlo a la nata. Mezclar el conjunto hasta que quede bien integrado.

- Agregar las fresas cortadas en trocitos y mezclar de nuevo, hasta que queden bien distribuídas en la mezcla.

- Verter en un recipiente con tapa y meter en el congelador durante una hora.

- Pasada la hora, sacar el helado y batir enérgicamente con las barillas o cualquier robot de cocina, para deshacer los posibles cristales de hielo.

- Repetir esta operación a cada 30 minutos, unas 2 ó 3 veces más, para lograr un helado cremoso.

- Sacar del congelador y dejar en el frigorífico unos 15 minutos antes de servir, para que no esté tan congelado y facilitar su manipulación.