lunes, 6 de noviembre de 2017

Suero de Mantequilla (Buttermilk)



Existe una gran confusión entre el Suero de Mantequilla y Suero de Leche.

El Suero de Mantequilla (buttermilk) es el líquido resultante de batir la nata, cuando se elabora la mantequilla.

 Hoy en día, este tipo de suero no se suele preparar de forma tradicional, sino como cultivo: 
leche a la que se le añade agentes aciculantes para simular el producto original.

Es muy fácil preparar mantequilla casera (el queso ya es un poco más complejo)
 y al mismo tiempo poder disponer de un suero natural (dentro de lo que cabe, ya que la leche hoy en día, también está muy procesada), saludable y fantástico para utilizar en cantidad de preparaciones. 




El Suero de Leche (o lactosuero) es el líquido obtenido de la coagulación de la leche,
 en la elaboración del queso.

 De color amarillo-verdoso turbio y de sabor ligeramente dulce y con un leve toque de acidez,
 tiene un gran valor dietético conocido desde hace siglos y beneficioso por sus efectos depurativos, desintoxicante, regenerador de la flora intestinal y potenciador del sistema inmune,
 entre otras muchas cualidades.

En su día, ya publiqué la receta del Queso Fresco tradicional (ver receta) 




Y la del Queso Fresco de Yogur con Lactobacillus y Bífidus (ver receta) 



Esta última, con el "truco"  que yo utilizo para congelar el suero de una forma muy práctica.
 En ambas se puede ver también la obtención del Suero de Leche.

También he publicado la forma de preparar un Sustituto de este suero para cocinar, a partir de leche o yogur, de forma rápida y fácil, ya que no siempre se dispone de él (ver receta)




Ingredientes para preparar Suero de Mantequilla (Buttermilk)

Sólamente se necesita nata para preparar la mantequilla, de la que se obtendrá el suero.

- 500 g. de nata con un 35% (o más) de materia grasa
- (Ver receta de Mantequilla Casera Básica)



Preparación

- Después de elaborar mantequilla, el líquido que se separa al batir la nata, es el Suero de Mantequilla, Mazada o Buttermilk.

- De color blanco amarillento, con muy bajo contenido en grasa y de sabor ligeramente agrio, es muy apreciado en los Países Bajos, Dinamarca o Alemania como bebida, principalmente en verano, así como en India o países del Magreb.

- También se utiliza para la elaboración de bollería, panes, salsas, sopas...

- Es muy fácil y rápido, por lo que merece la pena disfrutar de una mantequilla lo más casera posible (ya que es difícil encontrar leche natural), y además dispondremos de un Suero o Buttermilk saludable y estupendo para nuestros panes o bollería :-)



9 comentarios:

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

Toda una lección, ya que a veces confundimos los términos.
Con productos de gran calidad seguro que el resultado es estupendo.
Besos.

Esther Outón dijo...

Pues me vino de maravilla este post, no tenía muy claro como era el tema, si sabia pero claro no lo tenía, no dejaré de hacerlo siempre he querido y no me he animado al final..Bess

Doris mis cosillas dijo...

Genial una receta que me viene muy bien.Bssss

CHARO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cuca dijo...

Un post muy útil ¡lo guardo como un tesoro porque me viene genial!

¡Besos mil!

Nenalinda dijo...

Como siempre un post fantastico seguro que le sera de utilidad a mucha gente ,yo lo preparo con leche y limon por que a menos que no tenga mantequilla en casa y tenga todo listo para hacer la receta no preparo mentequilla en casa.
Bicos mil wapa.

María Belén Delgado Pulgar dijo...

Estupenda entrada, pero yo solo tenia ojos para la mantequilla que tantos recuerdos me trae de mi infancia en casa de mi abuela, me estoy relamiendo que lo sepas, esa mantequilla no tiene precio es algo .... que no se puede explicar, solo lo sabemos los que la hemos comido alguna vez.
Me encanta el post, pero me llevo la mantequilla entera jajaj.
Besinos
El toque de Belén

nieves dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pamela Palma dijo...

Excelente clase querida Nieves, me has aclarado algo que siempre había querido saber, pero que como no es algo que yo use regularmete no había puesto atención, pero sí, tienes razón hacer mantequilla en casa, aunque sea con la leche procesada es algo muy reconfortante. Mi hija me ha traído Sal de Ibiza, la cual guardo como oro en polvo y usarla para hacer mantequilla será una gran oportunidad y además tendré mi buttermilk, que estoy precisando para una receta navideña, que ya empezamos a cocinar para diciembre!! Un abrazo enorme