jueves, 11 de febrero de 2016

Charlota de Mousse de Mandarina


Se acerca nueva celebración y hay que acoger a San Valentín con todos los honores.

 ¿¿Qué os parece una Charlota de Mousse de Mandarina??

 Si aún estáis en la fase de la conquista, ante este postre tendrán que rendirse,
 y si la época de la vida en la que os encontráis es la de conservar y mantener el amor,
 también la Charlota hará milagros :-)

Ingredientes


- bizcochos de postre un poco duros (no de soletilla, porque se ablandan demasiado con este método de elaboración)
- leche templada
- 7 láminas de gelatina
- 230 g. de zumo de mandarinas
- ralladura de 2 mandarinas
- zumo de 1/2 limón
- 4 claras de huevo
- 1 cucharadita de cremor tártaro (si se dispone de él)
- una pizca de sal
- 300 g. de nata
- 200 g. de queso crema
- 300 g. de leche condensada
- 4/6 mandarinas (según tamaño), 



Preparación


- Preparar un molde desmontable y cubrir la base de éste con bizcochos que se empaparán un poco en la leche templada. No hay que empaparlos demasiado para que no se deshagan.

- Cubrir las paredes del molde con los bizcochos que sean necesarios, cortando en cada bizcocho uno de sus extremos redondos,  para que se asienten bien. Reservar.


- Poner la gelatina en abundante agua para que se hidrate.

- Montar las claras a punto de nieve. Es conveniente que estén a temperatura ambiente, y añadir el cremor tártaro, o en su defecto, una pizca de sal o un chorrito de limón. Reservar.

- Montar la nata, que debe estar bien fría para que monte bien (se puede meter en el congelador unos minutos). Reservar.

- Batir el queso con 200 g. de leche condensada, la ralladura y el zumo de mandarina, y el zumo de limón, hasta obtener una crema.

- Calentar los 100 g. de leche condensada restantes en el microondas, y cuando rompa el hervor, añadir la gelatina bien escurrida del agua. Revolver la mezcla hasta que la gelatina se funda e incorporar a la crema.

- Incorporar la nata montada y mezclar suavemente para que no se baje su volumen.

- Añadir poco a poco las claras a punto de nieve e ir mezclando suavemente con movimientos envolventes hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

- Verter la mitad de la crema en el molde que teníamos preparado con los bizcochos.

- Añadir la mitad de las mandarinas cortadas en trocitos.

- Cubrir con otra capa de bizcochos un poco remojados en leche, echar el resto de la crema sobre los bizcochos y el resto de las mandarinas, distribuidas en gajos alrededor de la tarta.

- Meter el en frigorífico al menos 4 horas para que cuaje (mejor dejarlo de un día para otro).

- Desmoldar y adornar al gusto, aunque lo típico de esta charlota es colocar un lazo alrededor para evitar que los bizcochos se caigan, aunque siguiendo éste método de elaboración (hay otros), los bizcochos quedan pegados a la crema y no se caerán.



8 comentarios:

marijose dijo...

Ummmmmm peroque deliciaaaaa, besos

Mamen Varela García dijo...

Es tan rica que me duele mirarla y no cararla, un beso linda
Por cierto las galletas enamoradas que edite hoy son las tuyas

Merchi dijo...

!! Matadora !!. Sin palabras me dejas, Nieves. Que preciosidad hija, si es que se le saltan a una las lágrimas al mirar para ella. Ese corte es que no tiene calificativo, yo al menos no se lo encuentro, me quedaría corta con cualquiera de los que asoman ahora a mi cabeza. Solo decirte que no sé cuando podré llevar a cabo toooodas las recetas que tengo guardadas tuyas, esta ya forma parte también de esa lista interminable jajajajaja

Besinesss

São Ribeiro dijo...

Há muito que não façouma charlotte,esta com tangerinas ficou linda e com toda a certeza uma delicia

Mayte Garcilles Garcilles dijo...

Ummmm que ricooooo Vaya pinta más buena, ahora mismo me comia un buen trozo. Tomo nota
Besos guapetona

Doris mis cosillas dijo...

Que rico y que buena presencia que tienen,me quedo con un trocito para mi merienda.Bsss

Delicias Baruz dijo...

Te ha quedado de 10. Rica es poco decir!! Un abrazo, Clara

Bego R dijo...

Desdeluego que la tarta es una exquisitez y como bien dices , lo mismo da que se esté en plena conquista , como que el terreno ya esté conquistado jajaja..... Lo mejor es quererse a uno mismo y darse estos caprichos que aún nos harán querernos muchooooo más!!!
Un abrazo guapa.