viernes, 3 de enero de 2014

JABON DE MIEL


Acción del Jabón de Miel sobre la Piel

- A lo largo de la historia, la miel ha formado parte de la vida cotidiana en muchas culturas, tanto como alimento como también medicina, y utilizada tópicamente actúa como cicatrizante, calma el enrojecimiento cutáneo y por sus propiedades antisépticas y antibacterianas, ayuda en el tratamiento del acné.

- El jabón de miel es útil para todo tipo de pieles, pero sobre todo es bueno para las pieles de niños y ancianos, ya que las pieles sensibles encuentran un gran aliado en la miel para mitigar sus transtornos.

-
Según Pragna Chakravarti, directora ejecutiva del área científica de Jafra Cosmetics International “la miel de abeja es uno de los mejores humectantes naturales para la piel”. Además, la experta prosigue "gracias a su alto contenido de azúcar, previene la sequedad de la piel y la hidrata profundamente".

- El jabón de miel puede ser un aliado contra daños causados por los rayos solares y como regenerador de la piel reseca y marchita, así como para los problemas de enrojecimiento de la cara, que su protección se verá incrementada por la acción de la cera de abeja.

Ingredientes


- 156 g. de infusión de miel
- 67 g. de sosa
- 500 g. de aceite de oliva virgen extra
- 45 g. de miel de la mejor calidad posible
- 8 g. de cera de abeja
- 3 g. aceite esencial de romero


Preparación


- Hacer la infusión de miel, echando una cucharada bien colmada de miel y mezclándola con el agua bien caliente

- Mezclar la sosa con el agua, echándola con cuidado no salpique, pues las quemaduras de sosa son muy peligrosas. Pinchando aquí, veréis las recomendaciones básicas para hacer jabón.

- Poner el aceite a calentar junto con la cera de abeja, hasta que ésta se disuelva y dejar enfriar el aceite a temperatura ambiente.

- Cuando la solución de la sosa esté a temperatura ambiente, echar dicha solución en el aciete y batir con batidora suavemente (a baja potencia), hasta conseguir la "traza" (textura como si fuera mayonesa).

- Añadir los 45 g. de miel a la traza y revolver con cuchara hasta que quede bien integrada.

- Echar la mezcla en el molde y esperar 14 ó 48 horas, hasta que veamos que el jabón está lo suficientemente duro como para cortarlo.

- Cuando el jabón haya solidificado, cortar en trozos regulares, y dejar secar por espacio de 1 mes en un lugar seco y ventilado.



1 comentario:

lacocinadeMaky.blogspot.com dijo...

Me encantan los jabones, de vez en cuando tambien preparo alguno. Con tu permiso me llevo la receta.
Besos